1

La cruz de ser blogger: nadie te ha hablado de esto.

Colegui tener un blog es como tener una moneda. La cara ya nos la han contado, ahora le toca a la cruz. Todo el mundo habla de lo que mola ser blogger, o derivados, y la gente que lo ve desde fuera nunca asocia palabras como “esfuerzo”, “trasnochar”, “elegir” y otras similares, a la labor de tener un blog.

Y creedme, esto solo fomenta que la gente hable sin saber, juzgue sin tener un por qué. Pero yo no vengo a cambiar el mundo con este post, entre otras cosas, porque no tengo ese poder. Y la verdad, es que ahora mismo tampoco me apetece.

Qué presión mete esa filosofía de que cada persona hemos venido a cambiar el mundo un poquito. Bueno, vale, esta guay y es bonito, pero a veces no nos apetece y ya. En ese punto me encuentro yo justo ahora que estoy escribiendo este post. Mañana, Dios dirá.

Quizás yo no soy el mejor ejemplo de blogger. Bueno, quizás no, seguro que no. Pues es cierto que siempre he tenido claro que no quería vivir encadenada a ello, que sería como un “juego”, por mucho que me lo tomase en serio. Y ojo, no digo que la gente constante que ha llevado su blog calendarizado a rajatabla y demás, sean personas esclavas de él.

Para nada. Solo digo que yo, todo lo contrario. ¿Será que soy la anti-blogger? 🤔

Pero a pesar de ello, llevo con Marketinizate lo suficiente y lo he trabajado, también lo suficiente -aunque no como debería-  como para contarte algunos de los puntos “negativos”, que tienen ser blogger de cualquier temática.

Que en realidad no son negativos, solo son el reflejo del esfuerzo que tiene sacar un proyecto adelante. Sobre todo si te lo tomas en serio, tienes unos objetivos claros que conseguir y gracias a ello has podido monetizar tu actividad con él, conseguido trabajo, dado algunas ponencias, salido del país como Speaker etc 

Sí, soy afortunada porque gracias a que en el 2014 creé Marketinizate, esa lista de cosas las he vivido, entre otras. Por tanto, tengo razones de peso para, bajo mi experiencia y solo bajo ella, poder contarte algunas cosas que he tenido que “sacrificar” para conseguir todo eso.

Quiero dejar claro que, aunque tener un blog para nada es comparable con estar “picando piedras” como se suele decir, sí requiere de una formación, un trabajo y un tiempo invertido que, por desgracia, no todo el mundo ve. Mucho menos valora.

Puedes leer  aquí «Las 8 verdades de una Marca Personal real» 

Hoy día estamos acostumbrados a seguir influencers y vivir desde el otro lado de la pantalla la vida perfecta que ellos tienen. Hay casos que son “parole, parole, parole”. Pero no todos.

Y yo, que en menor medida que ellos, pero vamos una medida ínfima si lo comparamos con las grandes cantidades que muchos mueven, he experimentado lo que puede ser “vivir de internet” (no vivo de internet pero he tenido y tengo mis plus monetarios gracias a ello) pues soy capaz de reconocer que detrás de esas vidas maravillosas, hay un trabajo.

En mayor o menor medida, pero siempre lo hay. Y siempre es respetable.

También hay malos momentos, ratos de soledad y un largo etc ¡Como en la vida misma! Pero siempre es más fácil envidiar y criticar la vida del que tenemos al lado, que coger la tuya y moldearla a tu forma.

Personalmente nunca me han gustado esas personas de alma derrotista, que por la conformidad que tienen dentro, tiran por tierra el trabajo y la forma de ser de otro. Quien destaca, molesta. Quien es raro, estorba. Generalmente a gente insegura.

Si eres uno de ellos, ¡allá tu! Pero te estas perdiendo la oportunidad de vivir la vida que te de la gana. No te sientas mal por ello, a veces yo tampoco he sabido aprovecharlo del todo, pero al menos no mal gasto mi tiempo tirando piedras a otros tejados.

Quien destaca, molesta. Quien es raro, estorba.

Y sí, sí, sí. Estoy poniendo fotos mías de algunas de las ponencias que he dado en eventos de Marketing, no porque sea una egocéntrica, aunque supongo que todos lo somos en algún momento de nuestra vida, sino porque gracias a esa “cruz” que no se ve, vamos a llamarlo por su nombre: TRABAJO, he podido conseguir cosas como subirme a las tablas a contarle mis movidas (con mucho amor y humor) a un publico del rollo.

Un breve «roadmap» para que no te pierdas con las fotos:

  1. La imagen de cabecera fue en el evento ADdays en Chile hablando de Marca personal.
  2. La imagen evento MKOpen en la Chocita del Loro, Gran vía, Madrid. Hablando de Marketing.
  3. La imagen evento SMKT de la universidad Rey Juan Carlos. Hablando de Influencer Marketing con Influencers top del momento.

Os iba a poner otras 3/4 ponencias más pero no quería abusar más del autobombo jajaja Creo que la idea que quería que os hicierais al respecto, la tenéis hecha. ¿No?

Los 5 clavos de la cruz de ser blogger

Walaaaa! Menudo título, subtitulo y juego de palabras lleva este post. Como se nota que la semana santa está entrando en mi. Bueno, pues dicho esto, quiero contarte esos puntos “no negativos”, pero sí “sacrificados” que tiene el ser blogger. Porque si puedo aportar mi granito de arena a que se reconozca este trabajo y se vea lo que hay en la “trastienda” pues, no dudes que lo haré.

 Dinero: es cierto que no en todos los casos y depende mucho de como tu quieras montártelo. Pero si lo quieres hacer bien, ser blogger cuesta dinero. ¿Por qué? Porque tendrás que formarte al respecto, ¿no? Al menos conceptos básicos, y no tan básicos. Que si nos ponemos a hacerlo, lo hacemos en condiciones.

Y sí, en Google hay información de todo, puedes ser autodidacta, yo lo soy en muchas cosas, pero en mi caso hice un curso de 3 meses de “Diseño web con WordPress y posicionamiento”, en el cual invertí 584€.

A parte, la inversión monetaria sigue con la creación y mantenimiento del blog. Tener un blog de forma profesional necesita de un dominio, o unos, yo por ejemplo tengo el .com y el .es y eso supone otro coste. Hay que añadirle también el hosting, otro coste más. Y otras cosas como ads, diseño de logo por parte de un profesional y demás acciones que también requieren de inversión económica.

 Tiempo: no todo es dinero. Si eres autodidacta y haces cursos free o aprendes por internet, o inviertes en formación, da igual, estas haciendo otra inversión importante, la más, tu tiempo.

Las cosas que se hacen con prisas, no salen bien. Tener un proyecto personal como un blog requiere de mucho tiempo, lo que en muchas ocasiones te obliga a tomar decisiones y elegir. Esto nos lleva al tercer punto.

 Elegir: la vida se basa en elegir, tomar decisiones. En este caso elegir si sales con tus amigos / tiempo de ocio, o te quedas en casa escribiendo un post. Elegir si te vas a la cama a ver una película para finalizar el día relajadamente, o te pones a buscar información para tu próximo artículo o a diseñar cualquier creatividad. Podría enumerar muchas más cosas como esas, pero creo que te haces una idea.

 Eventos: ir a eventos mola. ¿Sí? Pues a veces no. Yo recuerdo al principio en mis inicios, 2013, cuando ni si quiera tenía el blog, la de eventos que me tragaba. Y digo tragaba porque en algunos casos (no todos) era literal. A la gran mayoría no me apetecía ir, pero sabia que tenía que hacerlo. Tenía que aprender de los profesionales que iban a dar charlas, ver como funcionaba el sector, conseguir contenido para mi futuro blog. En definitiva, entender como se jugaba a esto.

Algo que tampoco se me ha dado bien. No soy de hacer las cosas por cumplir, ni de paripes, ni movidas forzadas. Pero a veces, juego. Como todos. Porque si algo he aprendido en estos 6 años en el medio es a jugar. Pero lo hago cuando quiero y como quiero. Siendo como soy. Sin más.

Upsss!! Se me ha colado otra foto de autobombo. Esta en el Centro de Innovación del BBVA hablando sobre como hacer una estrategia de Social Media. Vaya… ¡Ay que ver como eres! ¿Qué puedo decir? Culpa mia… Es que tenia que poner otra imagen, ya iba mucho texto de seguido... 🤣

Sigamos… A ver, por donde iba…

¿Qué quiero decir con esto? Que he aprendido muchísimo de los eventos y han sido una parte importante para dar a conocer Marketinizate, pero al principio irte a eventos sola (porque me iba a cualquiera, evento o eventito, fuera en el centro de Madrid o en Pozuelo, lo organizase X universidad o X agencia) nada más salir de las clases y volver después a la última clase, era duro.

Es cierto que lo hacia poco, normalmente cuando me iba de clase ya no volvía 😉

Pero compaginar todo eso en una época donde lo que más tenía era confusión profesional, porque a demás yo tuve una etapa de confusión profesional gorda y dura, pues era difícil de lidiar y se hacia muy pesado.

Nada que ver con los eventos de hace 3 años a esta parte. Voy mucho más liberada. No voy por cumplir, voy porque quiero, voy sin “miedo” de sentir que si no voy, me quedaré sin avanzar o caeré en el olvido del publico marketero.

Y esto es como todo en la vida. Cuando no haces las cosas condicionada u obligada, todo fluye.

Como todo en esta vida, Cuando no haces las cosas condicionada u obligada, todo fluye.

 Esfuerzo: un blog y el ecosistema que le rodea requiere de mucho esfuerzo. Normalmente la gente se centra en el blog, pero ¿y la gestión de las rrss?, ¿y la definición constante de estrategias y mejoras al respecto? ¿La creación de contenido? ¿La ejecución del mismo?

¿La exposición que tienes? Algunos deciden en que medida tenerla, unos mayor y otro menor. Otros ni si quiera pueden elegir porque simplemente no enganchan. Pero sea como sea, siempre la hay.

Qué sí, esfuerzo, como cualquier trabajo. Porque eso es lo que es ser blogger, si lo eres en serio como llevamos hablando desde el principio. Trabajo. Es un trabajo que a veces puede molar más o de cara a la sociedad tiene un rol atractivo. Porque sí, lo es. Mola un huevo.

Pero no deja de ser un trabajo que necesita de un gran esfuerzo para que de frutos. ¿Cuántos millones de blog hay en el mundo? Y… ¿Cuántos crees que triunfan? En la medida que sea pero dentro del barómetro del triunfo. ¿Cuántos?

Y no, no hablo de que mi blog haya triunfado al nivel de “blogs reconocidos a nivel mundial con millones de lectores”. Sino aquí iba a estar yo. Estaría dando ponencias por Florida o San Francisco, vete tu a saber.

Aunque… Quizás sí podría haberlo hecho si lo hubiera trabajado más y mejor. Como yo sé que debo hacerlo. Y tal vez, algún día lo consiga, quien sabe. No seré yo quien me ponga las trabas y los límites.

Pero conseguir las cosas que te he nombrado al principio, tampoco es fácil de conseguir. Sobre todo en un sector tan de moda y con tanta gente queriendo destacar. Aunque ahora con internet, casi cualquier sector es puntero en algo y hacerte un hueco es de admirar.

Lo que trato de decirte es que hasta el trabajo más llamativo del mundo, con más encanto y poder de seducción, requiere esfuerzo, tiempo, disciplina y ciertos sacrificios. Y aunque este lado de la moneda no es tan atractivo, déjame decirte colegui, que la cara tampoco lo sería si no fuera por el trabajo de la cruz.

Y tú… ¿Eres blogger? ¿Trabajas con alguno? ¿Qué opinas de esta profesión? Si te enrollas, coméntamelo, me encantaría saber cual es tu visión al respecto 😉 Y si eres blogger y compartes el mensaje y la reflexión que hago con este post… ¡Comparte colegui! Vamos a aportar nuestro granito de arena reconociendo el trabajo que hacemos.

Un abrazo

EstiRizos

Comments 1

  1. Melina

    Hola chicas,

    Como todo, implica mucha disciplina y constancia. Puede que a algunos le resulte en poco tiempo y a otro no, sin embargo el meollo del asunto radica en tu capacidad de mantenerte, actualizarte y reaprender.

    Gracias por este post y me encanta sus avatares, además del tono empleado en sus post.

    ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *