3

Prácticar el Job Crafting enriquece tu Marca Personal

Buenas Coleguis!!✌🏼Una de las cosas más frustrantes que puede pasarte es estar estancado en el trabajo, sentir que no avanzas, que te esfuerzas, que das todo de ti y parece que todo evoluciona menos tú. Una de las formas de vencer esa situación es el Job Crafting y en el post de hoy voy a contarte de que se trata.

Estarás pensando que con lo joven que soy, que voy a saber yo de estancamientos laborales y demás movidas similares para venir a presentarte la metodología Job Crafting y lo que ello conlleva. Pero sí, sé de lo que te hablo.

Soy una persona nerviosa en lo laboral, necesito presión, movimiento, ajetreo, trajín (como decimos en mi pueblo, Cebolla). Necesito llegar a casa y sentir que he sido exprimida, que yo me he exprimido haciendo lo que me gusta. Eso mañana me hará mejor y habré evolucionado.

El Job Crafting tiene que ver mucho con esto, con la productividad, con la gestión de tiempo, con el desarrollo profesional y personal también, al menos para mi. Por eso, creo que tener el Job Crafting en tu fórmula de trabajo es beneficioso para tu Marca Personal.

¿Qué es el Job Crafting?

El Job Crafting es un proceso enfocado a construir el trabajo de tus sueños, es decir, transformar el trabajo que tienes hoy día por el que realmente quieres tener. Un trabajo basado en autonomía para llevar acabo las tareas de tu puesto y hacerlo felizmente.

Esto último es muy importante, léelo de nuevo: Felizmente. ¿Cuántos trabajáis en algo que no os gusta? O ¿Cuántos trabajáis en algo que os gusta pero que no os llena del todo? Esto es algo que nos ha pasado a todos y si aún no te has estrenado en el mercado, te pasará fijo.

Bueno, siempre hay excepciones pero lo más normal, o mejor dicho “común”, es que al principio de tu carrera profesional trabajes en algo que no es “lo tuyo” (aquello que te gusta y para lo que te has formado). Y digo común, porque lo normal sería que todos pudiéramos trabajar en lo que nos apasiona.

También lee de nuevo esto último: apasiona. Qué importante es que nos apasione lo que hacemos para poder ser el mejor en ello, como dice Plácido Domingo en el anuncio de GAES.
Si te apasiona lo que haces, te involucras, lo sientes tuyo, lo disfrutas y por tanto, destacas.

El Job Crafting es un estilo de trabajo, una disciplina que te permite moldear tu trabajo de la mejor manera posible para que puedas ir desde un punto (donde estas) a un punto mejor (donde quieres estar).

Y no considero que esto este ligado sólo a ascender en tu puesto de trabajo, que según sean tus objetivos o visión del éxito en la vida, sí puede ser uno de los casos. Pero para mi el Job Crafting también es dejar tu trabajo, ese que no te hace feliz, por el que sí te llena.

Y esta transformación a mejor puede ser montar un pub ambientado en las cervecerías inglesas del siglo XX o una floristería del rollo máximo como Sally L. Hamblenton. Un lugar precioso, por cierto. Lo que trato de decirte, es que no tiene que estar enfocado en transformar tu trabajo en el “mundo corporativo”, sino en conseguir el trabajo de tus sueños, sea cual sea este.

Pasos para una estrategia de Job Crafting

Los siguientes pasos que voy a compartir contigo para plantearte una estrategia de Job Crafting es un poco de “opinión personal”, es decir, no es algo que este patentado y sea rollo: lo que yo diga “va a misa”. Son unas pautas que yo creo que es importante tener en cuenta a la hora de, al menos, plantearte esta metodología.

 Ten claro donde estás y hacia donde quieres ir.
Ser consciente de donde estás te dará una perspectiva muy amplia de hacia donde quieres ir. A veces el futuro y/ó la meta que queremos cruzar, nos nubla la vista y no nos deja ver lo que hoy día tenemos. Valorarlo hará que, principalmente apreciemos lo que hemos conseguido hasta ahora, y después, que podamos trazar un camino a seguir para conseguir nuestra finalidad.

 Confrontar las tareas y responsabilidades que hoy día tienes en tu trabajo VS las que tendrás en tu “puesto soñado”.
Muchas veces estamos cegado por lo atractivo que puede ser el “ascenso” o el tener nuestro propio negocio o cualquier puesto que hayamos deseado siempre. Pero todo cambio laboral a más, a mejor, o todo proyecto personal de emprendimiento, conlleva un aumento de tareas y responsabilidades. Sé consecuente con esa evolución para que puedas afrontar los nuevos retos que te supondrá esa evolución profesional.

Examen de conciencia laboral.
Antes de ponerte en acción con esa transformación de trabajo (Job Crafting), sé honesto, prudente y cuestiónate: ¿Estoy preparado para el trabajo que quiero tener? ¿Tengo las capacidades necesarias? ¿Estoy dispuesto a renunciar a ciertas comodidades?

Comparativa entre las cosas que renuncio VS cosas que gano.
Como te dije antes, normalmente cuando se escala se adquiere mayor compromiso y como consecuencia (no siempre) más estrés, más intensidad en el trabajo etc Evalúa sensatamente si te compensa el cambio o no. Plantéate que “pierdes” y que “ganas” con esa evolución.

Este último punto varía en función de la persona. Imagino que existirán casos donde el trabajo soñado sea “retroceder”. Esto es, conseguir un trabajo con menos responsabilidad. Personalmente creo que este caso no sería compatible compatible con la filosofía Job Crafting, pero creo que se merece una mención porque habrá alguien que pueda sentirse identificado con ello.

¿Por qué el Job Crafting enriquece tu Marca Personal?

Esto es sencillo, podría adornarlo mucho más para meterle palabrerío y que pareciera un mega post del copón. Pero no, entender por qué el Job Crafting enriquece tu marca personal es tan sencillo como entender que si tienes que forzar meterte unos pantalones, no son de tu talla y ya.

Esto es: Si trabajas en lo que te gusta, eres feliz. Si eres feliz, trabajas mejor. Si trabajas mejor, destacas. Si destacas por hacer bien tu trabajo, tu marca personal se enriquece. Fin.

¿Ves como era fácil? Si no lo fue, te dejo un esquemita exprés 😉

El Job Crafting te permite diseñar tu trabajo, gestionar tu tiempo y ser mas productivo. Para esto es importante que identifiques esas “tareas lastre”, son aquellas que detestamos hacer y que consiguen que nuestro trabajo se ralentice.

De ellas son de quien debemos preocuparnos y ocuparnos, y no de las tareas que nos flipa llevar acabo. Las “tareas lastre” nos entorpecen el trabajo porque hacemos mucha procastinación con ellas y hace que seamos poco eficaces en el trabajo y seamos poco eficientes para la empresa.

No ocuparnos de las “tareas lastres” no beneficia a nuestra marca personal, pues no llevar acabo nuestro cometido (esto implica realizar todo tipo de tareas) nos deja en muy mal lugar. Y no hablo de cara a nuestro jefe, sino de cara a uno mismo. Debes ser bueno en tu trabajo primero por ti.

Voy a compartir contigo 4 truquitos subjetivos y personales (es decir, que igual a vosotros no os sirve o no os mola) que yo tengo para hacer frente a este tipo de tareas:

 Me las quito de en medio nada más empezar el día. Cuando uno empieza el día esta más activo, bueno según si la noche anterior dormiste abrazadito a Netflix o no (you know eh😂), pero lo más normal es que al primera hora de la mañana estes más despierto y con la energía a tope. Esto lo aprovecho para hacer lo que menos me gusta del día, como puede ser planificar lo que se debe difundir en las redes sociales de algunas de las cuentas que tenemos en la agencia. Como el tema estrategias, brainstorming, creatividades y demás movidas, me flipa, puedo dejarlo para el resto del día (a no ser que sea urgente o se requiera antes) porque sé que como es algo con lo que disfruto, no me costará tanto trabajo.

 Me motivo pensando en la autorrealización personal. Vamos, que pienso en lo bien que voy a sentirme cuando acabe las (fucking) tareas que tan poco me gusta hacer. Saber que me voy a sentir realizada y útil tras haber sido capaz de hacer bien mi trabajo y no haber procastinado, me motiva.

 Combinación. Hay veces que las “tareas lastres” son muchas y sé que voy a morir haciendo todas del tirón, entonces lo que hago es rollo “una sí y una no”. Compagino una tarea que no me gusta (siempre empiezo por la que no me gusta porque así termino antes con ellas), con otra que si me gusta y así consigo que sea más llevadero.

 Café, mi mejor “partner in crime”. Partimos de la base de que soy adicta al café. Pero si tengo que hacer “tareas lastre”, ya es por demás. No bebo café mientras las realizo porque necesite energía y/o estar despierta, lo hago porque (aparte de porque me guste beberlo) me ameniza la jornada. Pero quizás este punto es el más personal de todos, habrá a muchos de vosotros que no os guste el café, en ese caso probad solo los 3 primeros puntos y ya me contaréis que tal.


Para finalizar quiero comentar que el Job Crafting es una métodología que algunas empresas han implementado como parte de su “innovación empresarial” o “cambio cultural de la empresa” (es algo novedoso) para la atracción y captación de talento. 

Aunque es una minoría la que lo ha puesto en práctica, cada vez son más las que se animan porque es algo motivador para el empleado ya que el concepto de Job Crafting tiene el foco puesto en la felicidad de la persona en su entorno laboral y es algo que no se “negocia” con el jefe.

Este estilo de trabajo va intrínseco en cada persona, algo que cada individuo quiere prácticar para mejorar en su trabajo, ser feliz haciéndolo y como consecuencia lograr un desarrollo no solo profesional, sino personal también.

Al final, el éxito es encontrar equilibrio entre tu vida profesional y la personal (frase de una mujer exitosa que leí en una revista) y creo que el Job Crafting te ayuda a conseguirlo.

¿Tú que opinas? ¿Conocías el Job Crafting? ¡Coméntame!😉

EstiRizos

¡Abrazote!

Comments 3

  1. Carlota

    Fetén Estibaliz. Me da igual que seas joven 😊. No conocía el término inglés, pero has descrito exactamente lo que estoy haciendo ahora después de muchos años de tragar *****. Me ha encantado y me aplicaré algunos consejos…. me disperso mucho jajjajaj😋

  2. Oscar Aquí tu Charro

    Pues no me leí wey, pero te pongo comentario, ahora bien para saber por qué no me lo leí pos la neta contáctame y te lo digo maniwis

  3. Cris Ballester

    Sinceramente no lo había oído nunca pero me ha enamorado el concepto y la metodología. No creo que sea algo muy extendido en las empresas de nuestro país pero es el futuro (o espero :p)
    Gracias por el post Esti.
    Posdata: lo he visto en Instagram jajjajja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *